Buenas Noticias , libertades , noticias , sociedad Lunes, 6 noviembre 2017

Esta es la manera de que los niños y adolescentes continúen sus estudios cuando están hospitalizados

Buenas Noticias

En este espacio te contaremos todas las buenas noticias de nuestros amigos auspiciadores.

Tu niñez o adolescencia se complicó cuando un accidente o una enfermedad interrumpieron tu vida cotidiana para ser internado en un hospital por días o semanas. No solo debías enfrentar el mal que te tocó padecer sino también la pérdida de clases escolares. Ahora imagina que tu internado en el centro de salud no dure días, ni semanas, sino meses.

Perder el año escolar debe ser un precio injusto que cualquier niño o adolescente enfermo debe pagar. De acuerdo a datos del INEI del 2013, en el Perú existían 511 hospitales, en los que 78 mil 350 menores de 15 años estuvieron hospitalizados durante el 2012. Es decir, fueron más de 70 mil niños y adolescentes los que con mucha probabilidad perdieron clases (o quizá el año escolar).

Una medicina eficaz

Imagen: Fundación Telefónica

Imagen: Fundación Telefónica

La buena noticia en medio de tantas jeringas y sueros es que desde el 2000, existe un programa de una empresa privada que casi casi transporta los salones de clase a los centros de salud. De eso se trata ‘Aulas Hospitalarias’, el proyecto de la Fundación Telefónica que ha tenido tanto éxito que el Estado ha empezado a replicarlo en Tacna (más abajo te contaremos de esto).

Estos espacios son aulas acondicionadas en algún área de los hospitales y cuentan “con materiales educativos, cuentos y útiles escolares, así como herramientas tecnológicas (computadoras, tabletas, proyectores, impresoras, acceso a Internet, entre otros)”. En realidad, son dos modalidades de enseñanza:

  • Aula física. Espacio acondicionado y decorado dentro de un hospital que cumple las necesidades de cualquier aula de clases regulares.
  • Aula móvil. Se trata de “llevar el aula al niño cuando el niño no pueda trasladarse al aula”. Este espacio permite acercar el proyecto a diferentes habitaciones.
Imagen: Fundación Telefónica

Imagen: Fundación Telefónica

A una de las 14 aulas implementadas que existen en los 12 hospitales (Arequipa, Cusco, Ica, Junín, Lambayaque, La Libertad, Lima y Loreto) acude Víctor de 8 años. Él se recupera de una parálisis cerebral en la clínica San Juan de Dios de Cusco, donde recibe algunas clases:

“Me gusta pintar, dibujar con plumones y hacer figuras con plastilina. También me gusta tocar el piano en mi aula”.

Estas simples pero emotivas palabras de Víctor revelan la principal característica de este proyecto: el soporte y acompañamiento emocional de las clases.  Y aunque es difícil que este tipo de enseñanza se base en el currículo regular (por tener salones con estudiantes de distintos grados) sí está alineado a las últimas tendencias en educación mundial.

Imagen: Fundación Telefónica

Imagen: Fundación Telefónica

 

El Estado despierta

Decíamos que el Estado ha empezado a replicar el ejemplo. A la fecha, no existe ningún programa oficial que impida que los niños y adolescentes hospitalizados pierdan el año escolar o desarrollen sus clases en los centros de salud:

“En el Perú, la educación hospitalaria aún no es considerada como una modalidad educativa dentro de la educación básica, ni como línea de carrera profesional”.

Desde el 17 de abril de este año, en Tacna, el Ministerio de Educación ha implementado el proyecto piloto del nuevo Servicio Educativo Hospitalario, que funciona de forma similar al plan de la Fundación Telefónica. “Buscamos brindar acompañamiento a los procesos de aprendizaje a estudiantes en hospitalización y/o tratamiento ambulatorio”, se lee en su nueva página Web.

Imagen: Minedu

Imagen: Minedu

El plan también cuenta con aulas en un espacio aparte y en cama, y por ahora sigue siendo un plan piloto.

Estas son las únicas ideas que deberían ser replicadas por más empresas y (¿por qué, no?) por uno u otro candidato. Al menos como propuesta de campaña, ¿no?

 

 

 

 

 

Buenas Noticias

En este espacio te contaremos todas las buenas noticias de nuestros amigos auspiciadores.