Buenas Noticias Lunes, 28 marzo 2016

Tradición vigente: Las mujeres cusqueñas y el tejido Inca

lares1

Imagen: Cusqueña

El tejido inca, una de las manifestaciones culturales de Cusco parecía llegar a su fin. Las mujeres cusqueñas se comenzaron a dedicar a otras actividades más rutinarias y el milenario arte textil de nuestros antepasados se perdía, hasta que una gran iniciativa surgió para revertir esa situación y demostrar que el tejido inca está más vivo que nunca.

Primero recordemos este tejido

lares2

Imagen: Cusqueña

Este arte textil consiste en tejer a mano telares hechos de hilos con colores con fibras y tinturas naturales. Y cada color usado en los diseños de los telares tiene distintos significados para el mundo andino. El amarillo simboliza al Inti o Sol (creador de todo y máxima divinidad), mientras el rojo representa la sangre o la pasión que mueve a las personas a hacer las cosas, así como a la fertilidad de la tierra.

Ahora sí ¿Por qué las mujeres cusqueñas casi olvidan esta tradición?

cusqueña

Imagen: Cusqueña

En una serie de comunidades, la mujer  es quien conserva la técnica del tejido inca y la transmite a futuras generaciones para que este arte perdure. Pero desde hace algún tiempo, esta herencia dejó de compartirse por un problema: faltaba la articulación de un mercado para su comercialización, y el tejido a mano restaba la producción en serie.

Parecía el fin, hasta que…

Una iniciativa apareció

lares3

Imagen: Cusqueña

El programa “Prosperar” de Cusqueña y 50 tejedoras de las comunidades de Lares (Ccachin, Choquekanchay, Coyan y Canchis) en Cusco, se unieron para demostrar que el tejido andino es una tradición que aún sigue vigente. ¿Cómo así? Esta campaña reforzó la organización de las mujeres en Cusco y las ayudo a generar ingresos a través de la confección de textiles.

Y también surgió una estrategia para que llegue a los ojos del mundo

cusqueña2

Imagen: Cusqueña

Con el apoyo del programa, las mujeres cusqueñas se comprometieron a confeccionar el primer panel telar tejido a mano en base a las técnicas ancestrales de los incas para demostrar que este legado sigue vigente. Este imponente telar, de 16 metros de ancho por siete de alto yace en el Centro de Artesanos del Cusco en la Av. Tullumayo.

Si quieres saber más de esta campaña ingresa aquí.